El valor de una empresa no es una imagen fija, sino que se puede  comprender mejor comparándola en el tiempo. Lo mismo sucede para el ránking global de las marcas más valiosas: observar cómo han cambiado durante los últimos diez o quince años, es una manera estupenda de entender cómo ha evolucionado y cambiado la economía global.

Mantener una marca fuerte a lo largo del tiempo aparte de una gestión muy cuidadosa, requiere muchas veces la toma de decisiones arriesgadas que la vuelvan a poner en la senda del dinamismo, lo que requiere en ocasiones “cambios” para la evolución de nuestra marca.

La marca es uno de los activos más valiosos de una compañía, porque aporta la diferencia en el mercado, donde los fabricantes ofrecen productos y beneficios similares.

Nuestra historia en el trabajo diario con clientes nos han hecho mejorar y dar respuesta a nuevos retos, esto es un buen ejemplo de como BLECKEN evoluciona, se consolida, hace frente a la competencia y se adapta a los cambios del mercado.